viernes, 2 de julio de 2010

Matrimonio Homosexual: Presión oficial por el voto en el Senado

El Poder Ejecutivo inició un operativo para someter a una fuerte presión a los senadores kirchneristas que se oponen al matrimonio homosexual, proyecto aprobado por la Cámara de Diputados y cuya sanción en el Senado corre serio riesgo de fracasar tras la serie de audiencias públicas que en el último mes ha desarrollado la Comisión de Legislación General.
La estrategia de la Casa Rosada se viene plasmando en llamadas telefónicas de altos funcionarios del Poder Ejecutivo a varios senadores para pedirles que cambien su voto, a lo que ayer se sumó la renuncia a la comisión del senador Sergio Mansilla (Tucumán).
Ex ministro del gobernador José Alperovich, este senador kirchnerista había manifestado su oposición al proyecto que consagra el matrimonio entre personas del mismo sexo.
La estrategia del bloque que conduce Miguel Pichetto es reemplazar a Mansilla con un senador más proclive a acatar las órdenes del Poder Ejecutivo para así cumplir con el mandato de la Casa Rosada, que busca ganarse con esta iniciativa el beneplácito de la comunidad homosexual.
La jugada del kirchnerismo apunta a conseguir que el proyecto aprobado en la Cámara baja obtenga dictamen de mayoría en una comisión en la que apenas cinco de sus quince miembros ven con buenos ojos el matrimonio gay. Para alcanzar ese objetivo, el oficialismo negocia la firma en disidencia total del jujeño Guillermo Jenefes.
Aun así, todavía le restaría convencer al mendocino Adolfo Bermejo para evitar que un dictamen en rechazo al matrimonio homosexual obtenga mayoría en la Comisión de Legislación General.
Esto se suma a otras presiones que vienen sufriendo varios senadores oficialistas para que cambien su voto o abandonen el recinto al momento de la votación, prevista para el próximo 14 de julio próximo.
Así, al menos dos senadores oficialistas confirmaron a LA NACION que el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, se han tomado la molestia de pedirles a los senadores díscolos que cambien su voto.
"Es el proyecto que ha votado el jefe, no podés votarlo en contra", es, palabras más, palabras menos, el mensaje que estos funcionarios del círculo más íntimo del matrimonio presidencial envían en sus persistentes comunicaciones telefónicas.
Uno de los legisladores consultados por este diario fue muy explícito en su malestar cuando se le preguntó sobre las presiones de la Casa Rosada.
"Decían que éste era un tema de libertad de conciencia, pero es todo mentira. Están presionando como locos", se quejó un senador que, por el momento, mantiene su voto en contra.
Sin embargo, uno de los temores de varios legisladores oficialistas es que la presión sea ejercida más arriba, es decir, con sus gobernadores.
Además de Jenefes, en la mira del oficialismo hay varios votos contrarios al matrimonio gay. Uno de ellos sería el del santacruceño Jorge Banicevich. También se buscaría que se retiren del recinto otros senadores, como la misionera Elida Vigo y la catamarqueña Lucía Corpacci.
En las filas de las organizaciones de gays y lesbianas señalaron que habría 38 senadores que confirmaron su voto a favor de la inciativa.
Fuente: La Nación


2 comentarios:

PsYkO dijo...

Consecuencias médicas de la actividad homosexual

Además de responder a un desorden del desarrollo psicosexual, la homosexualidad, en especial la masculina, cumple con los parámetros requeridos para clasificarla como un síndrome, entendiendo éste como el conjunto de síntomas de claras consecuencias físicas y que caracterizan a una enfermedad en particular.

Profesionales de la salud como el Dr. Edward R. Fields y la Dra. Kathleen Melonakos[1] han profundizado en esta cuestión.

Las consecuencias médicas, enfermedades y daños físicos a los que los homosexuales activos son vulnerables pueden ser clasificados, resumidamente, como sigue:

* Enfermedades de Transmisión Sexual

El 78% de los homosexuales contrae enfermedades transmitidas sexualmente, tales como VIH-SIDA, gonorrea, infecciones de Clamidia de tracoma, sífilis, herpes simplex, verrugas genitales, piojos púbicos, sarna, etc.

El SIDA en sus inicios llegó a convertirse en una pandemia a través de las actividades homosexuales y a partir de ellas se fue extendiendo a otros sectores de la población. De hecho, de no haber sido por la creciente actividad homosexual, este padecimiento no se habría expandido por América y Europa.

La actividad de los homosexuales es la única razón de que en 1992, el 83% del total de casos de SIDA en los Estados Unidos se daba entre los varones homosexuales y bisexuales. Los varones bisexuales son el principal medio de transmisión de esta enfermedad a la comunidad heterosexual, a través de una normal actividad heterosexual con una desafortunada pareja que, más tarde podrá, a su vez, contagiar esa plaga a su prole o a otros hombres.

De acuerdo con los Centros para el Control de la Enfermedad (CDC), los hombres homosexuales tienen mil veces más probabilidades de contraer el SIDA que la población heterosexual en general.

El Dr. Jeffrey Satinover informa de que el 30% de todos los hombres homosexuales de 20 años de edad serán VIH o estarán muertos a más tardar a la edad de 30 años. Podría pensarse que el enfoque ético sería: "Utilicemos cualquier cosa que funcione para intentar sacar a esta gente de su posición de riesgo. Si ello significa hacer que se pongan el preservativo, bien. Si significa hacer que dejen el contacto sexual anal, bien. Si significa hacer que dejen la homosexualidad, bien". Pero esta última intervención es la única que es absolutamente tabú.

El hecho de que la APA haya eludido la responsabilidad por su carencia de integridad científica y profesional es especialmente increíble debido a la llegada de la epidemia del SIDA. En Estados Unidos actualmente se estiman unas 900.000 personas que están infectados con el virus del VIH, esto es, 1 de cada 300 americanos. Aunque ha habido un decrecimiento por año en las muertes por SIDA debido a la terapia de drogas, (terapia que cuesta un promedio de $12.000.00 por paciente al año), el índice de nuevos infectados por año ha permanecido el mismo, unas 40.000 personas, a pesar de veinte años de campaña de "Sexo Seguro".

Estos hechos demuestran el fracaso de políticas actuales para contener la epidemia del SIDA. Mientras que la terapia de las drogas prolongará brevemente la vida de estos pacientes, el SIDA permanece como la causa quinta de mortalidad entre las personas de edades entre los 25 y 44 años, y el 60% de los nuevos casos es contraído por hombres que han mantenido relaciones homosexuales.

PsYkO dijo...

* Enfermedades entéricas

La Enfermedad del Intestino Gay o Síndrome Intestinal Gay, es una infección crónica de variados parásitos intestinales que incluyen especies como Staphilococus aureus, Shigella, Campylobacter de yeyuno, Salmonella, Entamoeba histolytica, Giardia lamblia, Hepatitis A, B, C, D y citomegalovirus. También proctitis y proctocolitis causadas por virus herpes simplex, gonococo, Chlamydia trachomatis y Treponema pallidum.[1]

Según el Departamento de Sanidad Pública de San Francisco, entre el 70 y el 80% de los 75.000 casos de hepatitis registrados en esa ciudad se dan entre los homosexuales. Éstos son portadores de esa enfermedad en el 29% de los casos en Denver, del 66% en Nueva York, del 56% en Toronto, del 42% en Montreal y del 26% en Melbourne. El virus de la hepatitis A puede propagarse a través del agua o de alimentos contaminados y se transmite con facilidad en los colegios. La hepatitis C se transmite por vía sanguínea y sexual.

La hepatitis, la tuberculosis y los parásitos intestinales pueden ser contraídos a través de la saliva de personas infectadas que laboren en restaurantes o que manejen alimentos o, incluso, que se hallen a proximidad de los mismos. Dependiendo de la ciudad, entre un 39% y un 59% de homosexuales han sido infectados con parásitos intestinales tales como lombrices, gusanos y amebas.

* Traumas relacionados con el contacto anal

El sexo anal es practicado por el 90% de los homosexuales y dos tercios participan regularmente según un estudio de Corey y Holmes. El grupo estudiado tuvo un porcentaje de 110 diferentes participantes sexuales y 68 "relaciones" rectales anuales.

Las probables consecuencias son: Incontinencia fecal, hemorroides, fisura anal, cuerpos extraños alojados en el recto, desgarros rectosigmoideos, proctitis alérgica, edema penil, sinusitis química, quemaduras de nitrito inhalado, etc.

El ano y el recto son órganos que tienen la función única y exclusiva de excretar los desechos digestivos del cuerpo. No poseen producción propia de lubricantes, necesaria para facilitar una penetración; su mucosa es sumamente delicada y sus vasos sanguíneos pueden desgarrarse fácilmente provocando el sangrado.

Morbilidad y mortandad

El aumento de la morbilidad y de la mortandad es una consecuencia inevitable del sexo de hombre con hombre, sin mencionar los índices elevados de alcoholismo, abuso de drogas, depresión, suicidio y otras enfermedades que con tanta frecuencia acompañan al estilo de vida homosexual.