sábado, 27 de noviembre de 2010

...quiénes somos, los cristianos de Irak. ¡Reflexionemos!

(Antes de reproducir, dar pausa a la música que está al final de la página, gracias)
video

Testimonio de un sacerdote iraquí a favor de su país ensangrentado

Las víctimas de la Iglesia de Nuestra Madre “Señora del Perpetuo Socorro” muestran al mundo, una vez más, quiénes somos, los cristianos de Irak, y se unen a las víctimas de nuestra Iglesia aquellos que sacrificaron sus vidas para ofrecerlas a Cristo, Nuestro Señor, que nos ha enseñado a dar testimonio de la resurrección, de la vida, del perdón, de la esperanza, del amor, de la fe, de la alegría. La sangre de nuestros héroes caídos grita al mundo y a toda la humanidad y nos empuja, a nosotros cristianos de Irak, en donde quiera que estemos, a “predicar” al mundo el Cristo sufriente y resucitado que vive en nuestra tierra herida. Los cristianos de Irak han experimentado, de manera profunda, el sentido de la vida porque han vivido la esperanza después de haber experimentado el poder de la tragedia; han vivido la risa después de haber derramado lágrimas; han vivido la sonrisa después de haber visto la voluntad rota de la violencia. Estos son realmente los cristianos de Irak.
¿Quieren un ejemplo de todo esto?
Se los muestra la Iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, que les hablará en nombre de todos los cristianos de Irak y les dará ejemplos escritos con la sangre de sus víctimas. ¿Han oído de qué modo murieron en esta masacre dos sacerdotes valientes, Wasim Sabieh y Thaier Saad Abdal?, ¿sabían que defendieron a los fieles e intentaron salvarlos ofreciendo su vida, apenas los criminales pisaron la Iglesia?
¿Sabían que un padre protegió a su hijo cubriéndolo totalmente con el cuerpo mientras estaban tirados en el suelo y murió a causa de una ráfaga de proyectiles para que su hijo sobreviviera?
¿Han oído que los asesinos mataron a una niña de 4 meses y a un niño de 4 años y a una joven que, el día de su muerte, había recibido la noticia más bella, es decir, que estaba embarazada y por eso había ido a la iglesia, para agradecer al Señor por este don?
Oh pueblos del mundo, estos son los cristianos de Irak. ¡Oigan y den testimonio a todos!
“Cuando disparó a Oday (el hermano) estaba cerca de mí y su hijo, Adam, gritó ‘¡Basta, basta!’ Y sin embargo, tiene sólo tres años, no es grande, pero continuaba diciendo ‘¡Basta!’, y yo no podía levantarme y abrazarlo porque el terrorista estaba de pie junto a mi cabeza, pero Adam seguía gritando. Y después, antes de la entrada de las fuerzas de la policía en la iglesia, eran casi las 11 de la noche, porque permanecimos ahí casi 5 horas, no oí más la voz de Adam. Y mientras Oday, que estaba herido en una mano, estaba en medio de nosotros en tierra, uno de los terroristas dijo al otro: ‘Dispara de nuevo a ese hombre en tierra’. Y le disparó.
Y ustedes cristianos de Irak, si la tristeza llena sus almas y no ven el futuro, mirar arriba, al Dios del cielo y de la tierra, y recuerden bien de quien son y háganlo saber al mundo.
Que las conciencias vean lo que está sucediendo y que oigan todos aquellos que se han tapado los ojos y hablen aquellos que han sellado los labios y digan que somos nosotros, ¡los cristianos de Irak!
fuente H2O news



No hay comentarios: